6 de julio de 2012

Entrevista a Jaume Trilla Bernet. Balance de fin de siglo


Ernesto Águila Z.
Psicólogo y Doctor en Educación.


Jaume Trilla es Director del Departamento de Teoría e Historia de Educación de la Universidad de Barcelona. Es autor de importantes libros, como Ensayos sobre la escuela, El espacio social y material de la escuela (1985), Pedagogía del ocio, en colaboración con J.M.ª Puig (1985), El profesor y los valores controvertidos, Neutralidad y beligerancia en educación (1992), Otras educaciones (1993), Animación sociocultural, Teorías, programas y ámbitos (1997), Aprender, lo que se dice aprender (1999).



P: Parece inevitable comenzar esta revisión del siglo XX por el movimiento de la "escuela nueva" y la reacción que éste significó ante la llamada "escuela tradicional".

R: Luzuriaga, un gran divulgador de la "escuela nueva", sintetiza bien, en mi opinión, las ideas principales de este movimiento de comienzos de siglo, y que ha sido tan decisivo para la pedagogía de nuestro tiempo: "actividad", es decir, la idea de que la educación debe ser un "aprender haciendo", que el conocimiento ha de ser reconstruido a través de un trabajo práctico en la escuela; "vitalidad", la realidad, la vida y el trabajo deben entrar en la escuela y la escuela abrirse y salir a participar de su entorno vital; "libertad", la escuela debe ser autónoma y democrática en su funcionamiento interno, estar imbuida de los valores y prácticas de la democracia; "individualidad", entendida en este caso como el reconocimiento del niño como sujeto autónomo y centro del proceso pedagógico, cuestión que introducirá un progreso significativo en los métodos pedagógicos; y finalmente, la idea de "colectividad", un fuerte énfasis de la cooperación, del grupo, del trabajo en equipo, como base del proceso formativo.

P: Una ruptura importante parece haber girado en torno a la idea que se tenía de la niñez.

R: En la pedagogía tradicional hay una connotación fundamentalmente negativa de la infancia. La niñez como una condición más cercana al estado natural, pero entendido éste de forma peyorativa; es decir, como lo "salvaje". La educación debía corregir la naturaleza, actuar sobre esta especie de corrupción originaria. Con las visiones naturalistas y racionalistas tipo Rousseau esta visión se invierte: el niño es bueno por naturaleza y es la sociedad la que lo corrompe.

Desde una perspectiva propiamente psicológica existe en la visión tradicional una idea del niño como un adulto en pequeño. La diferencia entre el adulto y el niño sería sólo de tipo cuantitativo. También con Rousseau, y luego con Piaget, Freud, el niño ya es visto como una realidad específica, cualitativamente distinta a la adultez. El niño tendrá sus propias formas de pensamiento, lógica, inteligencia, sexualidad, razonamiento moral, por ejemplo. Se impone una perspectiva evolutiva que le da entidad propia a la niñez y permite distinguir diferentes etapas dentro de ésta.

Todo esto repercutirá notablemente sobre la pedagogía, porque la niñez dejará de ser vista simplemente como una etapa cuyo único sentido consiste en prepararse para convertirse en adulto La educación comenzará a ser entendida como un proceso que debe adaptarse a un sujeto que puede encontrar en cada etapa una plenitud vital.


P: La escuela nueva tuvo un referente muy importante en España y Catalunya, que fue la Institución Libre de Enseñanza.

R: La Institución Libre de Enseñanza se fundó en las últimas décadas del siglo XIX. Ambos movimientos respondieron a un fuerte impulso humanista, democrático y racionalista. La Institución Libre de Enseñanza, liderada por Francisco Giner de los Ríos fue, sin duda, el proyecto pedagógico más influyente en España en el primer tercio del siglo XX. Tuvo una gran irradiación pedagógica, cultural y política. Gran parte de la intelectualidad se forjó alrededor de ella, y se crearon escuelas bajo su inspiración. Mantuvo vínculos con el movimiento de la escuela nueva y fue influido por los planteamientos teóricos de éste.

P: Un desarrollo posterior a la "escuela nueva" lo representa Freinet. Llama la atención la rápida audiencia que alcanza entre los maestros de escuela...

R: Probablemente este éxito se debe a que Freinet, a diferencia de otros importantes exponentes de la escuela nueva, era un maestro de escuela, un profesor de aula (Dewey era filósofo, Montessori y Decroly, médicos). Sus planteamientos, aunque dentro de una concepción global y muy innovadora de la escuela, adquirieron rápidamente la forma de una metodología y de técnicas didácticas concretas. La propuesta pedagógica de Freinet rápidamente se transformó en las "técnicas Freinet": el uso de la imprenta, el texto libre, el periódico escolar, la correspondencia interescolar, los planes de trabajo, los viajes de intercambio.


P: Llama la atención esta centralidad que da Freinet a la imprenta: para que una escuela ingresara al movimiento de la "escuela moderna" y a la Cooperativa de la Escuela Laica (CEL) lo fundamental era tener una imprenta....

R: La imprenta en la propuesta de Freinet tenía mucho valor, porque significaba poner al servicio de los alumnos un medio de expresión y divulgación de su pensamiento. Para que pudieran no solo crear sino hacer circular sus propios textos. El "texto libre" de Freinet implicaba todo un proceso que partía con la libre expresión del alumno, continuaba con la presentación y confrontación del texto con sus demás compañeros, y, finalmente, debía imprimirlo él mismo y hacerlo circular. Era un proceso que se traducía en un mayor compromiso con el texto creado. Lo fundamental y emblemático de la imprenta en Freinet es que él hace de ella un uso inverso al de la pedagogía tradicional: en ésta la imprenta sirve para hacer libros de texto; en Freinet, la imprenta la manejan los alumnos para expresarse, crear y comunicarse.

P: En las primeras décadas del siglo XX fueron también muy influyentes las pedagogías socialistas, las que tenían como especificidad la centralidad del trabajo productivo en la tarea formativa de los niños y jóvenes...

R: Muchas corrientes y pensadores destacaron durante el siglo XX esta importancia del trabajo. También estaba dentro de los postulados de la escuela nueva, y en algunos con especial énfasis, como por ejemplo en el planteamiento de G. Kerschensteiner y las "escuelas del trabajo". Sin embargo, en la escuela nueva, se trata siempre de una especie de trabajo didáctico, de una simulación del trabajo real. En cambio, en las pedagogías socialistas clásicas del XIX y de la primera mitad del XX lo que se reivindica es el trabajo productivo real como medio privilegiado de formación, incluso para los niños. Hubo posturas radicales, como la de Blonskij, para quien la escuela debía disolverse en la fábrica y en la comuna, donde estaban, a su juicio, los verdaderos espacios educativos. Otros, como Makarenko, mantuvieron la importancia tanto del espacio del trabajo productivo como de la escuela propiamente tal. Su experiencia de las "Colonias" se estructuraba sobre la base de la división entre tareas productivas y escolares. Bajo esta concepción pedagógica existía un aprecio especial sobre la capacidad de formación moral que aportaba el "trabajo real". La formación polivalente propugnada no perseguía el mero aprendizaje de una cierta diversidad de técnicas, sino, sobre todo, que el individuo llegara a la comprensión intelectual del proceso global de producción. Ello, según esta corriente pedagógica, sería liberador y formativo intelectual y moralmente.


P: Hacia la década del 60 el movimiento freinetista se escinde. De allí surgirá la llamada "pedagogía institucional"...

R: En los 60 surgen nuevas expresiones de lo que podríamos llamar pedagogías antiautoritarias; la "pedagogía institucional" se inscribe en este movimiento más amplio que ya anteriormente contaba con ejemplos importantes (como Summerhill,). En la pedagogía institucional, aparte del influjo freinetiano, se siente, además, la influencia del psicoanálisis, particularmente de aquellos que realizan una lectura social y política de éste. También de Sartre, o, en otro orden de cosas, la pedagogía no directiva de Carl Rogers inciden en la llamada "pedagogía institucional". Lobrot y Lapassade son algunos de los principales exponentes de una concepción pedagógica, que centra su reflexión en el tema del poder y la participación dentro de la escuela y del aula. Su idea central será avanzar hacia una escuela y una clase autogestionada. Se trata de facilitar a los alumnos y al grupo-clase una función instituyente. Aquí ya no basta con renovar los métodos, como proponía la escuela nueva o Freinet, sino traspasar a los alumnos parte relevante de las decisiones de la escuela y del aula. En este caso se apuesta por una función no directiva del maestro, y por la centralidad del grupo y de las dinámicas de grupo en el aprendizaje.

P: Dentro de las pedagogías antiautoritarias destaca Neill y su escuela de Summerhill. Una experiencia nacida en 1921, pero que tuvo su mayor auge y divulgación durante la década del 60 y que aún genera controversias, como acaba de ocurrir recientemente con las autoridades educacionales inglesas.

R: Me parece que el último conflicto fue el mismo que ha enfrentado a esta escuela con las autoridades inglesas desde hace muchos años: la asistencia libre a clases de los niños y la no obligatoriedad de los exámenes. A.S. Neill, aunque mantiene en sus inicios contactos con algunos pedagogos de la escuela nueva pronto se distanciará de ellos. Terminará por considerar la escuela nueva una propuesta educativa moralista y dulzona. Criticará los métodos de Montessori por artificiosos y rígidos. Sus referencias intelectuales serán Homer Lane y Wilhem Reich. Aquí la opción apunta a la capacidad de autorregulación de los niños, y en la autogestión comunitaria de la escuela. Según el ideario de Neill, para educar personas libres es necesario educar desde la libertad y desde una creencia en una cierta bondad intrínseca del niño. También se puede destacar la importancia que esta experiencia educativa asigna a la expresividad emocional, la necesidad de una formación no solo centrada en la racionalidad sino también en la afectividad de los educandos. Algo muy en boga hoy en día en el campo educativo.

P: Un educador clave del siglo XX fue Paulo Freire: se planteó una pedagogía que rompiera la "cultura del silencio" en que viven los oprimidos, una pedagogía que no fuera políticamente indiferente.

R: En general, la renovación pedagógica del siglo XX puso énfasis en la necesidad de replantear las relaciones entre teoría y práctica, tanto en la manera de producir aprendizajes, concebir la escuela como en la comprensión más global de la educación (como un fenómeno que trasciende la escuela). Pero, sin duda, donde se explicita de una manera muy clara este proceso de acercamiento entre reflexión y acción es en la obra de Paulo Freire. De ello es testimonio, por ejemplo, la manera como están escritos sus libros, y, por cierto, su propia biografía. Su concepción dialógica del proceso educativo resulta hoy de mucha actualidad. En él está planteada con especial radicalidad la voluntad de superar la escisión entre educador y educando. Esto supone, además, una revalorización del saber propio de cada persona: no es extraño encontrar en Freire una cita de Hegel o Jaspers junto a la de un campesino analfabeto. Son saberes que en una visión de la educación donde teoría y práctica se funden pueden llegar a conjugarse y complementarse.


P: Muchas voces pedagógicas importantes se nos quedan inevitablemente afuera, pero un aporte interesante de destacar de este siglo me parece que es el de Lawrence Stenhouse...

R: Stenhouse es importante por varias razones. A mi modo de ver, su aporte más relevante es la relación que establece entre la renovación de la escuela, la investigación pedagógica y la formación continua del profesorado. Son tres cuestiones que generalmente se planteaban por separado y que, en cambio, para Stenhouse han de integrarse. Otro aspecto que a mí me resultó particularmente interesante -y que recogí en mi libro sobre El profesor y los valores controvertidos - es la posición de Stenhouse acerca del tratamiento en la escuela de los temas socialmente conflictivos, como queda de manifiesto en su Humanities Curriculum Project. Los temas controvertidos, en este proyecto curricular, serían materia prima para una educación centrada en procesos actuales y vitales. Stenhouse propone un concepto de "neutralidad procedimental" del profesor en temas socialmente controvertidos, para así facilitar el diálogo entre iguales y respetar y dar cabida a la pluralidad valórica que puede encontrarse en un aula.

P: ¿Hasta qué punto se ha modificado la pedagogía tradicional durante el siglo XX?

R: No es sencillo hacer un balance. Desde hace una o dos generaciones ha desaparecido el castigo físico, lo que es sin duda positivo. Los métodos más transmisivos también se baten en retirada, aunque en ciertos niveles de enseñanza siguen siendo los preponderantes. Pero como consecuencia de que tienen "mala prensa" nadie reflexiona sobre si es posible mejorar los métodos transmisivos, y en qué circunstancias puede ser razonable usarlos. También se observan modificaciones importantes en el aula, en el mobiliario, en la posibilidad de desplazamiento de los niños dentro de la clase, en las relaciones de la escuela con su entorno. Luego hay muchas innovaciones que han logrado penetrar en algunas escuelas, pero que a veces se han vuelto rutina o perdido su fuerza inicial, por ejemplo, las asambleas escolares (Consejos de Curso): hoy, en general, no tienen ese sentido democrático, participativo, autogestionario, que tuvo en sus orígenes. Se vive, en general, una situación mixta, un híbrido en que conviven elementos de pedagogía tradicional con otros provenientes de las pedagogías innovadoras y críticas.

Por otro lado, se debe considerar el impacto que ha significado para la escuela la masificación y universalización de la educación básica y secundaria, ocurrida durante el siglo XX. Hay una problemática muy distinta a la que se enfrentaron los educadores del siglo pasado. Hoy las escuelas se parecen más entre sí, y la universalización ha significado que todos los problemas de la sociedad han ingresado en la escuela. A veces se afirma con escándalo sobre la violencia juvenil en las aulas o sobre bajos rendimientos de segmentos importantes de la población escolar, pero se olvida que hace un par de generaciones esos niños y jóvenes estaban fuera del sistema educativo.

1 comentario:

joesmar Zapata Lubo dijo...

Hola mi nombre es joesmar Zapata lubo vivo en Colombia estoy trabajando mi tesis en educación no formal por el echo detener experiencia de 11 años en museos y zoológicos trabajando con estudiantes en todos los niveles escolares, de que manera me podrían ayudar ustedes para contactar el profesor Joume Trilla ? ojala me puedan dar una mano y ayudarme.
Gracias